Pão de Canela

La plaza de las flores es un rincón perfecto para hacer una parada para comer algo. Con sus bancos, su pequeño jardín y su fuente, reúne las condiciones adecuadas para hacer una pausa en nuestro camino por Lisboa mientras disfrutamos de una bebida, helado o algo de comer.

Empezamos por un antiguo kiosco que ha sido restaurado y donde podemos disfrutar de un café, un zumo o algún refresco si optamos por una pausa breve y simplemente queremos hidratarnos.

Si el día es demasiado caluroso o simplemente nos queremos dar un capricho tenemos la opción de tomar un helado en Nannarella, una pequeña heladería artesanal cuyo propietario es italiano y por supuesto se sirven los helados de la forma tradicional italiana: con espátula.

 

Copenhagen Coffee Lab es una franquicia danesa de cafeterías, donde se pueden degustar una amplia variedad de cafés que son molidos diariamente, además de chocolate caliente de dulces y pasteles. Hay Wi-Fi, sitios para sentarnos y leer tranquilamente rodeados de una marcada decoración nórdica.

Y vamos a centrarnos en Pão de Canela, situado en un edificio típico lisboeta, es un bar donde podremos disfrutar tanto de desayunos, comidas, meriendas o cena. Además de que durante los fines de semana tenemos disponible un brunch bastante completo por unos 18,00€. Dispone además de una terraza exterior tranquila y muy agradable si el sol nos acompaña ese día, aunque debemos de pagar un suplemento que no se aplica en el interior del local. Otro plus de este sitio es que debido a su proximidad al Parlamento de Portugal podemos toparnos con los diputados lusos, normalmente entre semana.

En definitiva, un lugar agradable en el que podemos parar si nos coge de camino en nuestra ruta y tenemos hambre, aunque no lo recomendaría si no es en esa situación.

 

Zé Varunca

Zé Varunca es un restaurante lleno de detalles que nos trae a través de su comida, la esencia y sabores del Alentejo. Sentirás que estás comiendo en un bar de Estremoz o Évora.

El Alentejo es una región de Portugal que está encima del Algarve y que llega desde la costa vicentina hasta la frontera con España. Es una vasta zona que recuerda a la zona norte de Huelva, a los pueblos de Extremadura y que destaca por su tranquilidad, los castillos, la alfarería, sus vinos y quesos y su naturaleza. Sin duda, un remanso de paz donde encontrarse con uno mismo y despejarse unos días. (Si buscas esto, no dudes en disfrutar un fin de semana en la Herdade da Retorta en Serpa).

Pues bien, Zé Varunca nos trae a Lisboa el sabor del Alentejo. Los platos, aceituneros y toda la cerámica, las bolsas de tela donde nos sirven el pan y la decoración es todo Made in Alentejo. Y por supuesto, su comida. Tiene dos restaurantes, uno situado en el Bairro Alto (cerca de la plaza de Luis de Camoes) y otro en Oeiras que es una villa de la región de Lisboa localizada al Oeste de la capital lusa más allá de Belem.

We had a dinner at this nice Alentejo cuisine restaurant in Lisbon last night. Alentejo is south part of Portugal. We tried Açorda with prawns, monkfish rice and Dogfish soup. I really liked the fresh cheese which was served as appetizer. 昨晩リスボンで、アレンテージョ料理にトライ。アレンテージョはポルトガル南部の地域。パンやニンニクをオリーブオイルや卵黄で混ぜてぐちゃぐちゃにしたアソルダってやつが見た目汚いけど美味しかったな。あと、フレッシュチーズ。カッテージチーズみたいに使えそうだけど、もっと甘くて美味しい。また食べたい。 #lisbon #portugal #instatravel #travel #travelgram #trip #旅 #リスボン #ポルトガル #instafood #foodgram #travelfood #alentejo #アレンテージョ料理 #おいしい #yummy

A post shared by Naoko Kawachi (@chibirashka) on

¿Qué comer en Zé Varunca?

Si te gusta la carne tienes las manitas de cerdo (Pézinhos de Coentrada) , las migas con costillas, el guiso de cordero (Ensopado de Borrego à Alentejana), la carne de cerdo con almejas, el secreto, la pluma y el solomillo de cerdo preto.

Si optas por el pescado no puedes perderte la Açorda de Gambas (que es una especie de revuelto con gambas, almejas, berberechos y puerros)  y el arroz al tamboril (rape).

Petiscos: para acompañar estos platos nos podemos deleitar con un aliño de pulpo (polvo), casadinhos (es una especie de pan frito con jamón) o morcillas y chorizos guisados(enchidos cozidos). Si tuvieran, no te pierdas el queso de Serpa. Espectacular.

Y qué mejor que regar con un vino Alentejano estos manjares. No obstante, los vinos alentejanos están considerados entre los mejores de Portugal Disfruta del Vila Santa, Herdade das Servas, Monsaraz, Marques de Borba o Dona Maria (tintos) o Alento en todas las variedades (tinto, rosado y blanco).

Sobremesas: Siempre hay que guardar un rinconcillo en nuestro estómago para irse con un sabor dulce que nos deje un recuerdo estupendo de nuestra visita. Te recomiendo que pruebes entre otros la farófia, la Leite de creme  o el mouse de chocolate, todos caseros. Consejo, echa un vistazo a los postres al entrar y elige el tuyo antes de que se acaben…..

Los detalles marcan la diferencia en este encantador restaurante. Y es que la forma de servir mucho de sus platos o el café mismo es una auténtica maravilla.

 


Información útil:

Teléfono  + 351 210 151 279

Email:    zevarunca@hotmail.com

Dirección: Ver mapa 64 y 65

Menú

Restaurante Zé da Mouraria

Restaurante Zé da Mouraria es sinónimo de comida casera, ambiente típico portugués y sobre todo de Bacalhau assado com grâo, plato por lo que es conocido por los alfacinhas.

Situado junto a la plaza Martin Moniz, concretamente en la calle João do Outeiro 24-26 se encuentra Zé da Mouraria (nº63 en el mapa). Para llegar a él tendrás que andar por calles estrechas en cuestas empedradas, (es necesario ir paseando o bajarse en la estación de metro de Martin Moniz y andar no más de 5 minutos). Al entrar en la calle identificarás el sitio por sus puertas verdes estilo vaiven y por su aspecto de típica tasca lisboeta con sus paredes decoradas con azulejos e imágenes de la capital lusa.

Su plato estrella, que solamente se sirve los viernes, es el «Bacalhau assado com grâo o  Bacalhau do Zé da Mouraria» consistente en un bacalao asado acompañado de patatas asadas y garbanzos (grâo).

Como en todos los buenos sitios, siempre está abarrotado, no cabe un alma, sobre todo los viernes y como casi siempre en Portugal, el servicio es algo lento, por lo que hay que tener paciencia ya que van a tardar en traer la comida no menos de 20-25 minutos.

Pero la espera siempre merece la pena, la calidad de los alimentos y la comida preparada de forma tradicional portuguesa lo valen. Los precios de los platos están en torno a los 15-20 € ya que son muy abundantes. Por ejemplo la ración de Bacalhau assado com grâo es más que suficiente para dos personas, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de pedir. Quizás para una pareja sería más que suficiente un plato con alguna entrada y contar con una media de 1 plato para 1,5 personas cuando vamos a pedir y no dejarnos llevar por la voracidad del momento.

Bacalhau do Zé da Mouraria: de comer ajoelhado. #vscocam #zédamouraria2

A post shared by Márcio Kabke Pinheiro (@marcio_kp) on

Además del bacalhau a grao, destacan otros platos de la carta, como la vitela a molho de pimenta verde (ternera con salsa de pimienta verde), el arroz de pato y los chocos a alinho (calamares en salsa de ajo y cilantro con patatas asadas). Destacan sus carnes y sus pescados al carbón.

Para acompañar estas viandas podemos optar por vinos portugueses como los tintos Embuçado, Quinta do Cabril o Monte Barbo, los blancos Monte Velho, Quintas dos Gaeiros o Quintela y el famoso vinho verde Casal García.

Para terminar la comida con un sabor dulce tenemos varias sobremesas:  Crema de Leite, Mouse de chocolate, Flan de pudim (con sorpresa) y folhado de ovos. Todos caseros y todos riquísimos….. y/o  tomar un buen digestivo como Beirão, Amarginha o un Porto.

Como de costumbre, antes de ir,  siempre es mejor hacer una reserva.

Teléfono:  +351 21 886 5436

Abierto de lunes a sábado de 12.00 a 16.00.

Cerrado los domingos y la mayoría de festivos.

Qué aproveche!

El Bacalao en Portugal

A natas, grelhado, a bras,  a Gomes de Sá, pasteles, ….el bacalao (bacalhau en portugués) es el pescado estrella de la gastronomía en Portugal.  No en vano, cada portugués come unos 7Kg al año, la media mundial más alta en su consumo, por lo que no es de extrañar que tengan una sección completamente dedicada a él en los supermercados.

Pero, ¿por qué se come tanto bacalao en Portugal?

Bien, todo arranca en 1353, cuando Pedro I de Portugal y Eduardo III de Inglaterra establecen un acuerdo internacional de pesca que permitía a los pescadores lusos ir a capturar bacalaos a las costas inglesas durante 50 años.  Este acuerdo se reforzó más tarde con el primer Tratado bilateral anglo-portugués de 1373 de «amistad, unión y alianza perpetua«, que es el tratado activo más antiguo del mundo. Este tratado ha sido utilizado por los ingleses en épocas concretas, como en la Segunda Guerra Mundial y en la guerra de las Malvinas (Falkland) para usar aeropuertos y territorio portugués como apoyo para sus ejércitos. En este período se forjó la tradición de consumir habitualmente bacalao, un pescado barato y asumible para la mayoría de la población. Además el bacalao se conservaba sin problemas a través de la sal manteniendo un rico sabor y convirtiéndose en un producto no perecedero, ya que aguantaba sin problemas los 2 o 3 meses que duraban las expediciones de su captura en el siglo XIV. Además de ser accesible a todas las clases sociales también se adaptaba perfectamente como sustituto de otros alimentos que eran prohibidos por la religión, tan influyente en esta época, sobre todo durante el periodo de la Cuaresma.

La pesca del bacalao

Desde la firma del acuerdo anglo-portugués de 1353 existieron expediciones que traían el bacalao desde el Mar del Norte e incluso Terranova y el océano Ártico. A principios del siglo XVI, con el reinado de Juan III de Portugal la flota de barcos encargada de su captura alcanzó el número de 150. Salían en mayo y volvían en octubre aprovechando el período de desova en aguas menos profundas.

Durante la pérdida de la independencia portuguesa y la unión con España a finales del siglo XVI, la pesca en el Nuevo Mundo se dificultó, volviéndose peligrosa debido a la amenaza de franceses e ingleses, enemigos de España, ya que en ese período no era válido el Tratado bilateral firmado en 1373 entre Portugal e Inglaterra. La pesca fue prácticamente interrumpida y se empezó a importar pescado.

Tendrían que pasar casi 300 años para que se reactivara la pesca del bacalao por portugueses aunque nunca volvió a alcanzar la misma intensidad. En 1891 se creó la «Parceria Geral de Pescarias Lda.» (empresa general de pesca de Portugal). Durante los años 1930 a 1960 la zona de pesca se amplia a Groenlandia y se abastece al 80% de la demanda portuguesa. Durante esta época había 51 barcos encargados de la pesca del bacalao aunque muchas de estas embarcaciones eran un poco precarias, de madera y sin una mecánica adecuada.

A partir de 1960 la pesca ya no es tan fructífera y el número de barcos que conforma la flota portuguesa dedicada a la pesca del bacalao empieza a disminuir, todo ello ayudado con el hecho de que Canadá establece un cupo máximo de pesca para las flotas extranjeras lo que hace que no merezca ya tanto la pena llegar hasta allí, pues el volumen de capturas no lo justifica. Empieza por tanto la importación de la mayor parte del bacalao de países como Islandia o Noruega, algo que se mantiene hasta el día de hoy.

El bacalao y la cultura portuguesa

Desde que en el siglo XIV nace la relación entre el bacalao y Portugal, con el paso del tiempo ha ido adquiriendo más importancia y hoy en día es todo un símbolo de la cultura portuguesa. Incluso la típica cena de Nochebuena, también llamada Consoada de Natal, se sirve bacalao con repollo y patata cocida o con grelos (brotes tiernos del nabo). También todos los viernes de la Cuaresma se consumen platos tradicionales con bacalao. De hecho, los dos picos de mayor consumo de bacalao en Portugal se producen en las fiestas de Navidad y en agosto que es cuando regresan de vacaciones los portugueses que se encuentran viviendo en el extranjero. No en vano, Portugal tiene una industria alrededor del bacalao que exporta la mayor parte de su producción a países como Francia, Angola y Brasil donde existe una presencia importante de portugueses.

Lojas del bacalhau

En Lisboa, para comprar bacalao en una tienda con solera hay que acercarse hasta la Rua do Arsenal, entre Cais de Sobré y la plaza del Comercio, que es donde tradicionalmente estaban todas las «lojas» donde los lisboetas compraban el bacalao. A día de hoy sólo quedan dos tiendas:  «A Perola do Arsenal» y «O Rei do Bacalhau», aunque la calle estaba llena de ellas, pero han sido sustituidas por las grandes superficies, con cuyos precios no pueden competir estas pequeñas tiendas…porque el portugués por supuesto no ha dejado de consumirlo.

Platos típicos portugueses con bacalao

  • Bacalhau a natas (una especie de lasaña de bacalao, patatas y cebolla con nata y gratinado con queso)
  • Bacalhau a bras o dourado (el famoso revuelto de bacalao con patatas)
  • Bacalhau grelhado (bacalao a la plancha)
  • Bacalhau a Gomes da Sa (bacalao con patatas panaderas, aceitunas, cebolla y huevo duro)
  • Pasteis do bacalhau
  • Bacalhau a Ze do Pipo (bacalao gratinado con mayonesa)
  • Bacalhau a Lagareiro (una especie de bacalao en aceite, ya que Lagareiro eran los encargados de obtener el aceite de oliva en los lagares)
  • Bacalhau espiritual (parecido al bacalao con natas pero con bechamel)

 

Cervejaria Ramiro

Si hablamos de marisco en Lisboa, hablamos de Ramiro. Situado en la avenida Almirante Reis, muy cerca de la plaza Martin Moniz (nº 62 en el mapa) , lo reconocerás por sus largas colas en la puerta. Y es que es todo un referente del marisco en la capital aunque también es conocido por su presunto (jamón),  sus «pregos» (pan relleno de carne), sus coquinas y sus riquísimas gambas al ajillo.

Si no quieres esperar cola, puedes hacer el pedido (encomenda)  a través de su página web  y recogerlo allí mismo.

Ofrece igualmente una larga bodega de vinos portugueses entre ellos blancos, verdes y rosados donde destacan Mateus, Marques de Borba, Esporao….

Aquí dejamos una traducción de los mariscos al español:

BUZIOS: son unas caracolas pequeñas de mar

CAMARÃO DO PORTO: gambas de Oporto

CANILHA:  cañaillas

CARABINEIROS: Carabineros

GAMBA DO ALGARVE Gamba parecida a la gamba blanca de Huelva

GAMBA COZIDA Gamba cocida

GAMBA GRELHADA Gamba a la plancha

GAMBA TIGRE GIGANTE: Langostino tigre gigante

LAGOSTA NACIONAL: Langosta de Portugal

LAGOSTIM: Langostinos

LAVAGANTE:  Bogavante

NAVALHEIRAS: Navajas

OSTRAS: ostras

PERCEBES: percebes

SANTOLA: Centollo

SAPATEIRA: buey de mar

Aquí os dejo unas entradas de Instagram para que os hagáis una idea:

Nota importante: a pesar de ser altamente alérgico al marisco, he podido realizar esta entrada del blog gracias a la ayuda de terceras personas.